Todo lo que necesitas… es amor

amor

“Nuestro único camino es el amor, es la llama que recorre nuestro cuerpo. Con amor encontraremos la verdad, llegaremos a sentir felicidad”. Esa es la primera frase de una canción de misa que solía cantar en el coro con mis amigas. A todas nos encantaba porque la entonábamos en los matrimonios y nos hacía soñar con un príncipe azul. Sí, sueños típicos de niñas.

Pero la verdad es que la frase tiene mucho más de sabia que de romántica. El amor es la palabra más prostituída del mundo. Hemos caído en la vaciedad de “amar” todo y a la vez nada, llegando al punto de olvidar cuál es le verdadero sentido del amor y su capacidad para hacernos más humanos.

Mientras disfrutaba de esta tarde de domingo, me topé con dos videos que me conmovieron profundamente y me hicieron recordar lo que realmente es y hace por nosotros el amor.

El amor lo es todo. Y no, no es una conclusión cursi y filantrópica, es una verdad profunda y real. El amor es lo que nos hace humanos, lo que nos recuerda los valores más profundos y trascendentales y lo que nos motiva a darlo todo “hasta que duela” por los demás.

La definición de la palabra es compleja para quien quiere enredarlo. Incluso, la Iglesia ha aceptado que existen diversos tipos de amor. Pero al que creo que todos queremos aspirar es al amor trascendente y fundamental, al amor mismo que hemos recibido por Dios y que es ejemplo para nuestro actuar diario.

Lo conocí la por primera vez leyendo 1 Corintios 13, cuando una amiga muy querida me invitó a cambiar la palabra “caridad” (en algunas biblias dice amor… al final es lo mismo) por Dios. Te invito a que hagas el ejercicio. Te sorprenderás del Dios que tenemos  y del reto que nos pone: amar como Él nos ha amado.

“¡Cómo voy a hacer para amar así!”, podrías preguntarte. La respuesta es fácil: haz que cada día el amor prime en ti. Claro, eso implica batallas interiores y mucha fuerza de voluntad. Pero creo que al final vale la pena porque nos hace ser más humanos y nos asemeja más a Dios. Y, sobre todo, porque cuando actuamos con el amor como motor, logramos que el mundo sea un mejor lugar. Para la muestra, este comercial (alisten el kleenex):

Sí, lo sé. Yo también lloré.  Pero, ¿no es profundamente real y viable hacer esto en nuestro día a día? Detente un momento y piensa ¿qué oportunidades hay en tu día tienes para aplicar el amor? Puede que no seas el dueño de una tienda de alimentos, pero puedes compartir o incluso donar tus onces a un mendigo, ayudar a la viejita a cargar las bolsas del mercado a su casa, abrazar a un amigo que llora e incluso bendecir al pobre que te pide dinero. ¡Las opciones son infinitas! Y si cada día la meta es actuar a través del amor, no tenemos cómo no ser mejores… y hacer del mundo un lugar mejor.

La Madre Teresa lo tenía claro. Y por eso el amor era su única motivación. Claro que para ella tampoco era fácil el reto. En muchas ocasiones quiso huir por el horrible olor que tenían los pobres de Calcuta. Estuvo triste por las humillaciones que recibía mientras trataba de ayudar a un niño o de conseguir donaciones… y aun así su lema fue ” si no te duele, no estás amando”.  ¿Y sabes por qué? Porque ella quería imitar a Dio,s que a través del sufrimiento nos demostró su amor y nos liberó. Y precisamente era Él el que cada mañana, durante las dos horas diarias de adoración que realizaba, le daba la fuerza para asumir este reto y vivir “enamorada”.

Ella entendió que Dios  nos ha dado a cada uno un don especial y que lo importante no es cuánto hagamos sino con cuánto amor lo hagamos… cada día y en cada momento.  El reto es ahora para nosotros. Podrías empezar desde mañana, pero también podrías empezar desde hoy. El mundo y la Iglesia necesitan de tu sí. Y como jóvenes no podemos hacer nada diferente. ¿Asumes el reto? Juntos podemos revolucionar el mundo.

Si quieres participar el III Congreso Jóvenes en Contravía #RevolucionaTuFe inscríbete aquí. 

Anuncios

¿Tienes algo que decir? ¡Comenta!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s