¿Qué nos dice el Papa Francisco en su última encíclica?

Por: Laura Gómez

El papa Francisco nos hace un llamado a toda la comunidad y sobre todo a los jóvenes para que reaccionemos al sufrimiento de la creación de Dios, y nos demos cuenta que el consumismo desenfrenado está acabando con todos los recursos necesarios para vivir y esto está causando un efecto negativo sobre el comportamiento del ser humano, de la naturaleza y de todos los seres vivos. En la carta el Papa nos recuerda que todos vivimos en una casa común que es la creación misma de Dios, la cual nos acoge entre sus brazos, pero que sufre por todos los daños que está ocasionando el ser humano. Además, lo que el ser humano no ha podido entender o no quiere ver es que nuestro propio cuerpo está constituido por los elementos del planeta y hacerle daño a dichos elementos es hacernos daño a nosotros mismos.

En la carta se resalta la gran preocupación por la absoluta indiferencia del ser humano frente a este problema, por el conformismo frente a diferentes noticias como la extinción de miles de especies, la tala descontrolada de árboles, la contaminación de ríos y fuentes de agua, la desaparición de millones de ríos y bosques. Esto es una muestra del egoísmo máximo, de no pensar en los demás seres humanos, de no pensar en las futuras generaciones que ya no tendrán la oportunidad de conocer el mundo que nosotros conocemos.

Es necesario que el cambio comience en cada uno de nosotros, y comienza desde las cosas más pequeñas, debido a que todos a diario generamos pequeños daños ecológicos, cuando nos bañamos o cuando nos lavamos los dientes y malgastamos agua innecesariamente, cuando dejamos aparatos electrónicos o cargadores que no están siendo utilizados conectados, cuando botamos la basura y no reciclamos, cuando

Preferimos utilizar el carro para ir a lugares que perfectamente podríamos ir caminando o incluso podría utilizarse medios de transporte que no contaminen tanto como el automóvil, cuando mostramos indiferencia sobre algún evento que está contaminando en nuestra casa, barrio, colegio, universidad o ciudad. Existen millones más de pequeñas cosas que podemos cambiar para ayudar al planeta e impedir la destrucción masiva de la naturaleza.

Igualmente el Papa hace un llamado a los gobiernos para que busquen un desarrollo de manera sostenible, para que fomenten normas de protección y preservación de la naturaleza, para que le den una mayor prioridad a crear una economía que no implique la destrucción de la tierra, sino que sean compatibles. Puesto que muchos gobiernos piensan que el desarrollo va en contra de cuidar el medio ambiente, a pesar de que existen millones de formas de desarrollarse y proteger el medio ambiente al mismo tiempo. El problema es que cuidar el medio ambiente y progresar económicamente sale mucho más costoso que simplemente olvidar la naturaleza y se piensa que más adelante se arreglara el daño que se hizo o que será una preocupación del futuro. Este es el pensamiento que más critica el Papa, puesto que a pesar de todos los desastres naturales que han ocurrido, el ser humano no se ha dado cuenta que los recursos no son ilimitados y que mientras un daño puede producirse en segundos o minutos, reparar ese daño le puede costar a la naturaleza años incluso siglos o muchas veces es irreparable.

Además, lo que muchos seres humanos pueden no saber es que dañar la naturaleza es uno de los pecados más grande que el ser humano puede hacer, puesto que es un ataque contra la creación perfecta de Dios e incluso es impedirle a todos esos seres vivos que están siendo destruidos y a la naturaleza misma que alaben a Dios, lo cual es en si mismo, ofenderle. Igualmente, la creación de Dios fue tan absolutamente perfecta que en esta tierra, Él creo todos los recursos necesarios para que el ser humano pueda sobrevivir, pero si

Seguimos destruyéndolos va a llegar el día en que no tengamos con que vivir, y si esto llegara a suceder las próximas guerras no serán por petróleo, carbón, oro o diamantes, sino que serán por los recursos más preciados que damos por sentando en este momento, como el agua, la luz del sol, el aire entre otros.

Pero el llamado del Papa es precisamente para que reaccionemos en este momento, debido a que todavía no es muy tarde para cambiar el camino que el mundo entero ha tomado. Con la ayuda de toda la comunidad y sobre todo de nosotros los jóvenes, todavía es posible salvar la naturaleza, cuidándola y preservándola como se debió hacer desde un comienzo. Pero para esto todos debemos colaborar empezando por las pequeñas cosas, informando a los demás, buscando la manera de fomentar el cuidado de la naturaleza.

La mayor responsabilidad para generar un cambio recae en los jóvenes, ya que no podemos continuar con el mismo ciclo de destrucción, está en nosotros generar conciencia, crear campañas de concientización, buscar nuevas maneras de reciclar y de cuidar el medio ambiente. Es cuestión de crear nuevas costumbres para ayudar a nuestro planeta. Está en los jóvenes hacer un alto en el camino y no permitir que el mundo sea destruido.

A pesar de las cosas terribles que le ha sucedido a la naturaleza por culpa del ser humano, lo más importante de esta reflexión es entender que aún no es muy tarde para cambiar ese camino, pero se necesita la ayuda de todos.

Anuncios

¿Tienes algo que decir? ¡Comenta!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s