¿Qué fue ser misionero en Semana Santa?

Por: María del Mar (21 años) Un alma creativa, con un escudo de amor en su frente y un aroma a sonrisas y leche.

“I am a warrior”
Kynamy Marley

Empezamos la aventura
Una tarde de apuros, muchas maletas, un mercado pequeño pero suficiente, donaciones con amor y tres carros llenísimos maletas. ¡Así empiezan mis misiones! Ah, pero lo más importante: 12 corazones llenitos de amor para entregarlo todo por Dios.

Iniciamos nuestro camino, misionar nuestro destino. Lugar de llegada: Fómeque, Cundinamarca, un pequeño pueblo ubicado al oriente de Bogotá.

El camino era largo, la visión se nublaba porque la tarde, que se hacía noche, nos acompañaba. Durante este camino las risas, charlas amenas y oraciones nos acompañaron, paramos a comer arepas donde don Luis (creo jaja) y finalmente llegamos a la Iglesia del pueblo, donde nos esperaban esos humanos que se convierten en guías de Dios y para Dios. No usan un mapa, botas gigantescas o una brújula, simplemente están llenos de amor llenos de servicio, de una cabeza llena de sensatez para tu alma. Tú lo notas al entrar, se te contagia lo lindo, te sumerges en una burbuja de cordialidad, comida calientita, de baños limpios, de aromas sinceros y sensaciones particulares.

¡Misioneros: en sus marcas, listos yaaaa!
Salimos en la mañana con las panzas llenas de avena, nos encaminamos en nuestros autos, subimos una loma muy empinada y tomamos camino. Recorrimos ese autentico paisaje de las veredas de Colombia lleno de polvo; vidrios arriba, música fuerte y aire acondicionado, finalmente, luego de manejar por curvas no tan cerradas por 30 minutos llegamos: ¡¡¡YUJUU!!!

Era una escuela de la vereda San Lorenzo, la primera de las tres veredas a las que iríamos. Nos hospedamos en dos salone; los baños quedaban lejos de donde dormiríamos, era una odisea llegar a ellos. Creo que lo que más me aterraba y lo que más deseaba era contener las ganas que me dan todas las noches por ir al baño: imagínate caminar en la oscuridad de la noche, sola, en chanclas y escuchando los sonidos de los bichitos tan particulares que a veces se confundían con los sonidos de humanos.

Las duchas eran nuevas, instaladas solo para nosotros. ¡Ya sentíamos el amor de todas las personas oriundas del lugar para recibirnos!

Más entrada la tarde nos dividimos en grupos y nos examinamos para llevar el amorsito de Dios. Tenis puestos, ropa cómoda, mucha agua y sunblock. Al caminar, reflexionaba y pensaba cómo serán las personas, de qué manera saludaré, qué debo orar, cómo debo actuar. Después de visitar varias casas entendí que más que planear todo rigurosamente, lo más lindo y sensato era solo abrir mi corazón, saludar con una sonrisa gigantesca y con palabras dulces, como lo haría Jesús si llegara la casa de todos ellos.

Lavemos piesitos como lo haría Jesus
Ya en la noche, nos preparábamos para replicar el lavatorio de los pies. ¿Recuerdas? El que hizo Jesús con todos sus amigos para demostrarles cuánto los amaba. El de nosotros fue super peculiar, los niños de la vereda fueron los voluntarios para representar a los discípulos de Jesus y así poder replicarlo, te digo con que lavamos sus pies con pañitos húmedos!!! hahaha ahorramos mucha agua y fue muy cool, ver que así fuera, me divertí mucho y agradecí a Dios por permitirnos amarlo con corazones de Jóvenes recursivos.

Pies Dispuestos a caminar mil caminos

Era Viernes Santo y nos levantábamos de nuestra hibernación fue difícil. Pero sentir el cansancio o el agotamiento siempre me llenaba de valor, de fortaleza, de ganas de mirar al cielo, o de mirar alguno de los perritos de las veredas y decir: “Hola Señooor, aquí estoy dispuesta a amarte, a contagiar y a llevar tu mensaje a todos”.

Bajamos por una montaña empinada y finalmente llegamos a nuestro punto de encuentro con todas las personas de la vereda. Entorno a un busto de la Virgen María, de nuestra madre amada, nos reunimos todos, oramos y empezamos el Viacrucis. Nos repartíamos las lecturas mientras pasábamos por, piedras, pasto, un charco, algunas minas de popo, pero siempre con pies fuertes. Al finalizar nuestro recorrido, celebramos una Eucaristía muy linda y todos con valentía cantamos para el Señor. ¡Era la primera vez que cantaba tan fuerte para que todos escucharan y sintieran el amor de Dios!

Panzas llenas de amor
Una nueva mañana nos esperaba. Teníamos varias actividades planeadas para el día, era la bendición del agua y el fuego celebramos una Eucaristía bien bonita. Ese día pude darme cuenta que siempre los que menos tienen son los que más dan. La comida allí nunca nos falta comí como nunca, probé el jugo de tomate más rico de mi vida, el mejor tintico colombiano, comí pan de sagú, huevito recien puesto por las gallinas. Comida que sabía a generosidad, a gracias por estar aquí conmigo. ¡Fue un día de infinita felicidad donde celebramos que Jesus como un superhéroe venció a la muerte! Ese día vi como Él sí es real, Él sí está vivo. Nos llenamos de tanta felicidad que celebramos con todas las personas, bailamos, jugamos y de nuevo comimos, fue una noche llena de amor e hicimos una pijamada  bailando al son del amor de Jesús.

Sembremos para no olvidarte señor
Ya el ultimo día, el domingo, despertamos con ganas de todo. La comunidad y todas las personas que nos acogieron en su infinito amor nos ayudaron a plantar una Veracruz: la replica de la cruz en la que fue crucificado Jesús. Qué lindo ¿no crees? Oramos agradecimos a Dios y a todas las personas y recorrimos nuevamente el camino devuelta a Bogotá.

Fue la mejor Semana Santa de mi vida y tengo 21 años. Misionar es toda una aventura, es un reto en la semana más linda del año, es sacar de tu interior todas tus fuerzas, superpoderes, ideas y sobretodo convertirte en amor.

Anuncios

¿Tienes algo que decir? ¡Comenta!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s